La ventana indiscreta

El Blog de Carlos Vallejo

Decepción en el Lidl.

Entrada fija

Carlos E. Vallejo. Maquinillas de afeitar de la marca “cien” del LIDL es una opción muy competitiva para cubrir esta necesidad de higiene personal masculina. Ya hace más de seis meses que se encuentran en rotura de stock, es decir… Seguir leyendo →

Últimas tardes con Teresa

Entrada fija

Carlos E. Vallejo. Verdadera historia costumbrista de España, narra el desafío de un “charnego” al relacionarse con la elite catalana del franquismo. No deja de ser una verdadera historia de amor, donde el “pijoaparte”, murciano emigrante del extraradio de Barcelona,… Seguir leyendo →

Perdón

Entrada fija

Carlos E. Vallejo. Me vi pidiendo perdón, no se a quien ni como. Lo cierto es que me di cuenta de la vida tan inútil que había vivido. Ahora un sentimiento de culpa, rabia me invadía todo mi ser. Ya… Seguir leyendo →

Taras significa ir más allá.

Entrada fija

Carlos E. Vallejo. Me llamo Taras, soy Ucraniano y mi obligación es ir más allá. Ahora estamos siendo el foco del mundo, abrimos y cerramos informativos. Hay un “lobo” muy identificado y nosotros somos el “cervatillo” a comer. Somos victimas… Seguir leyendo →

¿Dónde estoy?

Entrada fija

Carlos E. Vallejo. -Querida Marina, te puede parecer estúpida, pero la primera parte de la lección de historia, ya me la sabia. Ten en cuenta que soy mexicana y parte de lo que cuentas lo he sufrido en mis carnes…. Seguir leyendo →

Continua la revolución de mierda

Entrada fija

Carlos E. Vallejo. Como te comento mi hija, tú eres la esperanza para el “universo amanecido”. ¿Cómo puedes saber, que hable con tu hija? Si fue en la no existencia. Lucia, antes de que cambiase de estado. Durante toda mi… Seguir leyendo →

La maestra de Cienfuegos.

Entrada fija

Carlos E. Vallejo. ¡Patria o muerte! Comandante. Gritaban todos los muchachos a coro. 1.78 de estatura, mulata impresionante. Ojos verdes como esmeraldas, piel color caoba. Unas piernas largas que quitaban el sentido. Había sido atleta en los juegos “Panamericanos”. Todo… Seguir leyendo →

La indiferencia de las 24 horas.

Entrada fija

Carlos E. Vallejo. Vivimos informativamente en la absurda inmediatez. Muy poco se investiga y menos el seguimiento de las noticias. Son flash informativos que apenas duran 24 horas. Si alguien conoce este fenómeno, son los políticos. Cuando algo les afecta,… Seguir leyendo →

Cuento de Navidad

Entrada fija

Carlos E. Vallejo. Ultimamente tengo la costumbre de revisar la actualización de los “instagrams” a las 7.30 de la mañana, durante mi primera puesta de “caquita”, despues de mi café mañanero. Yan han pasado los estertores de asfixia provocados por… Seguir leyendo →

El cagón de Simeone

Entrada fija

Carlos E. Vallejo. !Cholo quédate! Gritan los “Ultra Sur”, después del enésimo repaso del Madrid a un equipo con una de las mejores plantillas de su historia, pero que practican un fútbol pésimo con unas versiones que van a peor,… Seguir leyendo →

Trapecio Amazónico

Entrada fija

Carlos E. Vallejo. Me informé con la regenta del hotel, que en el rio Amazonas existen una variedad de delfines con un tono rosado. La primera excursión partía a la localidad de Puerto Nariño y probablemente, durante el trayecto se… Seguir leyendo →

El Corte Inglés ya no envuelve tus regalos.

Entrada fija

Carlos E. Vallejo. ¿Me lo envuelve para regalo por favor? No, Señor, ya no los envolvemos. Al final del pasillo a la izquierda se encuentra el papel, para que lo realice usted. Es un pequeño detalle que puede parecer no… Seguir leyendo →

Diseminada la experiencia.

Entrada fija

Carlos E. Vallejo. Después de la experiencia de la «malinche», que realmente no me aportó absolutamente nada, salvo que en el futuro me convierta “en la madre de los encarnados” o “en la madre que encontró a los que continúan… Seguir leyendo →

La Malinche.

Entrada fija

Carlos E. Vallejo. Empezaba a tener un poco de control sobre mi existencia. La zorra de “ Jaramillo” no daba señales, ni las esperaba. No creo que las continuas amenazas con la nada, sea una buena presentación para los encarnados…. Seguir leyendo →

Everest, el olvidado.

Entrada fija

Carlos E. Vallejo. Se puede estar y pasar completamente desapercibido. Esta tarde, mi hijo me lo refrescó dentro de la “patrulla canina”, todos los miembros se los sabía perfectamente, pero cuando llegamos al susodicho, no se le salió el nombre… Seguir leyendo →

Nesquik

Entrada fija

Carlos E. Vallejo. Siempre fui más de “Nesquik” que de “Colacao”, mis padres fueron muy innovadores en la alimentación. En casa, consumimos productos que hace 40 años, muy poca gente conocía en España. No se cual de mis padres fue… Seguir leyendo →

¿Quién escribe la historia?

Entrada fija

Carlos E. Vallejo. Los vencedores o los vencidos, los asesinos o los héroes, siempre depende de cómo le toque a cada uno jugar en la feria. “Huber Matos” fue primero revolucionario y héroe cubano con la famosa foto de la… Seguir leyendo →

Volaré

Entrada fija

Carlos E. Vallejo. Cogí un AVE para Madrid, una vez allí cambiaría tren hacia Granada. Pronto aprendí a compartir lo ajeno. Al no disponer de documentación, ni nada que se le parezca, Empecé a suplantar la identidad de una señora… Seguir leyendo →

Buscando el universo

Entrada fija

Carlos E. Vallejo. -Y tú qué has hecho? – Creo que a efectos racionales, nada. – !Anda con la paya!, que no se explica. Me encontraba, todavía hecha carne, en el calabozo de la comisaría de Sans Barcelona, a espera… Seguir leyendo →

El Intercambio

Entrada fija

Carlos E. Vallejo. Tuve un accidente de ciclismo bajando la Sierra de Tramontana en Julio de 1990. Fue una fractura de tibia y peroné, complicada con una pérdida de conciencia continuada. En la nebulosa de mi inconsciencia en la UCI,… Seguir leyendo →

Ni profe, ni sor.

Entrada fija

Carlos E. Vallejo. Después de la experiencia india, volví como no, al garito.Esta secuencia siempre se repite, recibimiento de melancólicos y vuelta al mundo de los vivos.Tenía de nuevo visita. Usted debe ser Lucia. ¿Cómo sabe mi nombre? Lo he… Seguir leyendo →

Sueño de gloria.

Entrada fija

Carlos E. Vallejo. Tras 35 años trabajando de conductor de autobús en la EMT he visto casi de todo. Si bien es cierto que ingresé en la empresa demasiado temprano, he tenido la ocasión de cambiar de puesto por la… Seguir leyendo →

Por fin llegó el bien

Entrada fija

Carlos E. Vallejo. De vuelta a el garito volví a solicitar una entrevista con Jaramillo Jaramillo, aquí estoy otra vez. Tranquila, yo soy tu guía, volverás todas las veces que hagan falta, siempre con humildad de aprender y de pasar… Seguir leyendo →

Caída de un Gofre del «Haagen Dazs»

Entrada fija

Carlos E. Vallejo. La vida es una mezcla de sensaciones y vivencias diarias, dentro de la rutina, son pocos los momentos de sorpresa que destacas. No hay un “Namasté” constante, a pesar de lo voceros de la felicidad o del… Seguir leyendo →

Dosher

Entrada fija

Carlos E. Vallejo. – Querida Macarena, llevas poco, lo que llamabais los humanos tiempo, en este nuevo estado transitorio, yo soy la encargada de recibiros y analizar vuestras circunstancias. En tu caso, desde el principio siento que te destruyó la… Seguir leyendo →

Me dedico a escribir. No a mamonear.

Entrada fija

Carlos E. Vallejo. Macarena, te encuentras en un estadio intermedio hacia tu eternidad. En breve te explicarán lo que te espera y lo que tendrás que hacer para conseguirlo. Relájate y disfruta las delicias del garito, tenemos una cocina exquisita… Seguir leyendo →

Progresía latente

Entrada fija

Carlos E. Vallejo. De vuelta al garito, sabía que lo había hecho bien. Lo sentía. Jaramillo no vino a verme. Continúe atendiendo a las almas recién llegadas de los melancólicos. Llegó una mujer de treinta pocos. Bastante atractiva, con la… Seguir leyendo →

Algo bueno está pasando.

Entrada fija

Carlos E. Vallejo. Después de la enésima bronca de Anita Jaramillo, estaba completamente despistada, pero en definitiva debía hacer caso a mi intuición y empezar. Me quede obnubilada en la barra del garito. Cuando volví en si, me encontraba en… Seguir leyendo →

Dolor

Entrada fija

Carlos E. Vallejo. Azulejos blancos en las paredes, suelo liso barato con baldosas de ocasión. Al fondo un retrete blanco que tiene salpicaduras de sangre de la bilis de la Madre de Manuel, vomitando el dolor de su hijo muerto…. Seguir leyendo →

El satán del nacionalismo.

Entrada fija

Carlos E. Vallejo. ⁃ Si Lucia hay puertas que comunican los dos estados. El terrenal y el espiritual. Yo encontré esta vía por casualidad. ⁃ Creo que ya has aprendido mi verdad. No creo que de más de si. ⁃… Seguir leyendo →

Personas que ayudan a personas.

Entrada fija

Carlos E. Vallejo. Valora todos los días lo que tienes. Levántate con alegría de espíritu y disfruta de tu vida, ya que hay muchas personas que sufren necesidades materiales que les impiden llevar una vida digna y se ahogan en… Seguir leyendo →

¿Dónde está el talento?

Entrada fija

Carlos E. Vallejo. Hace tiempo que lo busco, pero no lo encuentro. Esta mañana cuando fui a por mi moto en el garaje vi a la limpiadora que lleva más de 15 años limpiando la finca, disfrutando del contenido de… Seguir leyendo →

El Samá

Entrada fija

Carlos E. Vallejo. Después de servir el cochifrito a Damián el borracho. Me quede en la barra esperando una nueva comanda. Estaba todavía de bajón. No sabía asimilar mi nueva etapa. Quizás esto, era mi particular purgatorio por no progresar… Seguir leyendo →

La Corvina de tu tía Jacobina

Entrada fija

Carlos E. Vallejo Ingredientes. • 1 Corvina, dependiendo del número de comensales. Solo se van a cocinar los lomos, con lo que la espina central, le podemos decir a nuestro pescadero que la mande a paseo. • 1 pimiento verde… Seguir leyendo →

Damián el borracho

Entrada fija

Carlos E. Vallejo. Ya de vuelta en el garito, pedí hablar de nuevo con Anita Jaramillo. ⁃ Hermana como bien sabes. Soy nueva en estas lides. Ya estoy de vuelta de la pasada misión. ¿Y ahora que? ⁃ Querida Lucia…. Seguir leyendo →

La cola de Doña Manolita.

Entrada fija

Carlos E. Vallejo. En la economía siempre han existido una serie de variables menos ortodoxas, que han reflejado de una forma más clara la realidad del índice de riqueza de un país. De sobre empleadas y conocidas son el número… Seguir leyendo →

La República de los tontos.

Entrada fija

Carlos E. Vallejo. Esta semana hemos vuelto a la temporada laboral, los afortunados que tenemos trabajo y los dichados que pudieron disfrutar de vacaciones. Todas las estrellas informativas, vuelven a el tajo con novedades en la parrilla informativa, que el… Seguir leyendo →

El ternero y la ardilla

Entrada fija

Carlos E. Vallejo. Érase una vez en un bosque concebido por las expectativas de lo que debe ser. Que una ardilla estaba disfrutando de las moras de temporada. Cuando apareció un ternero de cinco meses que se dispuso a comer… Seguir leyendo →

Muerte gitana en el Álamo.

Entrada fija

Carlos E. Vallejo. No estamos en América.Esto no es Texas.Este Álamo es poligonero guarro de la Comunidad de Madrid. Si todavía existen pubs que abren todo el día.Dan desayunos, comidas y parrandas varias, mientras se pague. Te lo dije papa:… Seguir leyendo →

Los tres cuentos perdidos

Entrada fija

Carlos E. Vallejo. Misterio sin resolver. Se perdieron, nadie los encuentra y todos los buscan.Son clásicos de la literatura universal que no se deben perder, ya que un cuento siempre contiene una enseñanza, una moraleja, un consejo, una práctica de… Seguir leyendo →

Vivir

Entrada fija

Carlos E. Vallejo. Que te voy a contar amigo mío.Que la vida merece ser vivida.Que el día no se termina en la noche.Que la verdad no es lo contrario de la mentira.Que hoy hubo muertos en la vida.Mañana será, el… Seguir leyendo →

Aprendiendo a hablar con los muertos

Entrada fija

Carlos E. Vallejo. Llegue directamente al mal. Atravesamos la puerta, ante la sorpresa de los soldados alemanes que se encontraban  en el rellano de la escalera. “Abraham tu familia está contigo y te protegeremos”. No lo escuche, lo sentí. El… Seguir leyendo →

« Entradas anteriores

© 2022 La ventana indiscreta — Funciona gracias a WordPress

Tema realizado por Anders NorenIr arriba ↑