Los modelos de comportamiento y actuación han cambiado en todo los niveles, personal, laboral, social. Todo es susceptible de ser cambiado a mejor o a peor.

Todos los “coachings” o gurus del pensamiento te proponen ponerte unas metas en tu vida, sin valorar que esta vida que vivimos es continuamente cambiante. Muchas veces, pocos días después de haber puesto la meta, es imposible de cumplir, ya que estas en la “puta calle”, te ha dejado tu mujer o vuelve otra crisis del petróleo en 48 horas.

Sí que es importante saber a dónde ir. Pero lo más importante es la estrategia cambiante que debes ejercer para no perder el rumbo y poder adaptarte a los vientos cambiantes que te va dando la vida.

Hay mucha patraña en la “autoayuda”. Las conferencias de muchos de los iluminados, me recuerdan mucho a los pastores evangélicos de las iglesias norteamericanas. Son dos horas de show con micrófono inalámbrico, en la que después de cada “aleluya” hay una subida de adrenalina de todos los presentes. Salen con energías renovadas que duran lo que resta de jornada.

Recordemos siempre a Don Camilo, “el que resiste triunfa”. Es como las tan de moda, tendencias actuales. Tu tendencia siempre tiene que estar presente, adoptándose con diferentes estrategias a lo que te parece que quieres que sea el final.

Los triunfos y los fracasos, son pequeñas guerras diarias para poder llegar al final deseado.

La gran mayoría de las veces el final conseguido, no tiene nada que ver con el final esperado y es absolutamente normal. Lo importante es que durante el presente vivido los has intentado con toda tu alma, disfrutando de todas las posibilidades que tienes a tu alcance.

No hay más, somos los que somos y tenemos unas posibilidades limitadas de formación, sociales etc.

No debemos caer en autocomplacencia de que esta injusta sociedad limita mis acciones, ya que nos es cierto. La persona tiene unas enormes capacidades de cambio dentro de un entorno en constante movimiento. La clave es la adaptación con alegría de tus pensamientos para ser buena persona y servir al prójimo.