Carlos E. Vallejo.

  • Como te comento mi hija, tú eres la esperanza para el “universo amanecido”.
  • ¿Cómo puedes saber, que hable con tu hija? Si fue en la no existencia.
  • Lucia, antes de que cambiase de estado. Durante toda mi vida le hablé a mi hija de ti. Tu realmente no sabes quien eres, ni la importancia de tu misión para la humanidad.
  • Sí querida, estoy todavía muy verde en todo, voy aprendiendo, pero más bien por mi instinto que por que alguien me haya enseñado. Tuve una especie de guía que se llamaba…, me cansé de decir su nombre, pero en vez de maestra, parecía disfrutar hundiendo mi autoestima. En este mundo de fantasía en el que vivís, me pareció una verdadera hija de puta.
  • Mira, con esta pequeña anécdota que me cuentas, te da más fuerza como la verdadera elegida.

La humanidad tuvo un declive tremendo que se inició en la “caída de las ideas”. Es una historia larga pero creo que merece la pena que aprendas un poco más.

  • Soy todo oídos. ¿Perdona tu nombre?
  • Yo soy Marina.

Primero empezamos por el proletariado; obreros, trabajadores que no deja de ser una clase social nacida de la revolución industrial. Trabajadores para las fábricas, mano de obra que requerían las máquinas.

Ahora en el siglo que nos encontramos, siguen siendo igualmente de necesarios, pero con la evolución tecnológica, las máquinas han sustituido a los hombres en innumerables procesos productivos, aunque todavía la ciencia tiene que evolucionar como poco un siglo para que el sistema varíe.

La revolución del 68 en París fue un movimiento más intelectual que revolucionario. Los principios siempre son bonitos y buenos en origen, igualdad, paz y fraternidad. Pero donde existe una desigualdad social, cuando una élite se aprovecha de su posición, es donde surge el germen del cambio.

En Sudamérica fue el continente donde se tenía que producir un cambio significativo en la segunda mitad del siglo XX, a pesar de que el principal aliado del no progresó de Sudamérica ha sido el poderoso EE.UU, que nunca ha visto con buenos ojos el avance de unos países, donde siempre es bueno enviar ayuda, pero no cooperar en el progreso.

Cuba fue la principal revolución para la caída del dictador «Fulgencio Batista».

Se consiguió. Hubo ilusión de un cambio de régimen, pero los líderes comunistas, pronto se convirtieron en los nuevos caudillos de un régimen peor que el anterior.

¿Cómo se permitió?

Básicamente por la posición geoestratégica de Cuba y por el apoyo de la antigua URSS , en la época de la guerra fría. La crisis de los misiles, casi acaba con todo. Fueron horas que hubiesen cambiado el “status quo” actual.

– Querida Marina, la lección de historia es cojonuda, pero que me aporta esto a mi lucha.

– Cariño todo. Si no conoces la historia de tus semejantes, no conoces nada, ni podrás hacer nada.

– Perdona Marina, son muchos años de humana y la soberbia y prepotencia han sido mis compañeros de viaje demasiado tiempo. No creas que es fácil deshacerse de ellos.

– Lo sé. Bueno con permiso de tus rescoldos negativos del pasado continuaré.

Si, Castro, Fidel, recuerda bien el nombre de este sátrapa. Claro ejemplo de cómo el mal se puede materializar en una corriente que todavía sigue causando calamidades a los ciudadanos del mundo.

Al igual que en Cuba, fueron muchos los países donde el espejismo de la revolución no funcionó. Fue una vuelta a atrás donde la desesperanza y el desánimo crea un estado de ánimo que produce unas hondas electromagnéticas contrarias a la naturaleza del universo. Bien es progreso. Mal es caos y tinieblas.

Pero si hay una diferencia tan abismal entre el bien y el mal, lo lógico sería que siempre funcionase el bien en vez del mal, pero la realidad nos dice que en la gran mayoría de los casos, es todo lo contrario.

Un factor muy importante de este desenlace es que se necesita formación e intelecto para crear el bien y hoy por hoy el sistema está montado para que el ser humano no piense, sea un borrego de la manada, este teledirigido por el estado.

Se crearon micro mundos artificiales donde la anhelada felicidad fuese continua. Con el nacimiento de las redes sociales tuvo su máxima expresión. La televisión lideró la manipulación durante años, pero el teléfono móvil y las redes sociales fueron más allá con la gestión de datos.

Un buen análisis de las principales redes sociales te da una radiografía perfecta de cómo está una población y lo que debes hacer para manipularla.

Durante todo el siglo XX el comunismo, liberalismo, fascismo fueron las ideologías predominantes. Pero en cambio en el siglo XXI se cayo el modelo de las democracias occidentales, la corrupción y falta de liderazgo de sus dirigentes fueron provocando que los ciudadanos empezasen a creer en nada.

Entonces vino la gran mentira del COVID, un genocidio organizado por las grandes corporaciones, donde había que hacer una limpieza de nuestros mayores. Fueron muchos millones los que cayeron. Se ocultaron datos, información, lo que provocó el primer germen de la resistencia.

Hasta que la nueva guerra fría provocó la devastación. Rusia provocó, la OTAN contestó y la bomba financiera fue la que hizo más daño que la atómica.

Se rompió todo el sistema financiero menos las criptomonedas.

Curiosamente tu aparecistes en la publicidad de una nueva criptomoneda llamada “ la gentuza” fue creada por los carteles del narco mejicano. Las reservas de los estados se agotaron.

Nadie tenía capacidad de respuesta en capital, solo los mafiosos podían dar respaldo a la moneda.

En las redes sociales empezó a circular un vídeo publicitario en el que aparecía una chica mejicana que preguntaba a la cámara: ¿Todos dependemos de la gentuza?.

  • Si me acuerdo, fue en una obra de teatro en el colegio. Ni me acuerdo que me estuviesen grabando.

Se creó una cultura del miedo, se rompieron las clases. Todos éramos pobres, menos unos pocos muy ricos. No había gobiernos, ni trabajo, todos nos buscábamos la vida como podíamos.

Volvió el trueque como principal economía de mercado.

No sé dónde oí un día que volvía con un pan para dar de comer a mi hija cuando escuche, La niña de la gentuza será la que cambie el universo.

Realmente no entendí nada al respecto, como una muchacha de un comercial iba a liberar al pueblo.

Pasaron los días y otra persona me vino con el mismo cuento. Pensaba, la gente se ha vuelto loca, la miseria les hace delirar. Pero no sé de qué manera extraña se fue imponiendo esta creencia en muchos pueblos.

Se fue creando poco a poco una biografía extraña de la supuesta salvadora. Le debíamos transmitir a nuestros hijos el perfil de la liberadora, y algunos de nosotros iríamos al universo prometido y ella nos encontraría para luchar contra el mal.

Pues como puedes observar, esta paranoia existió y fue real. Y ahora nos has encontrado.