Carlos E. Vallejo.

– Querida Macarena, llevas poco, lo que llamabais los humanos tiempo, en este nuevo estado transitorio, yo soy la encargada de recibiros y analizar vuestras circunstancias. En tu caso, desde el principio siento que te destruyó la vida el maligno, dentro de las numerosas formas que puede adoptar.

Una de ellas, es la venta del alma por la inmortalidad. El malogrado tiene la facultad de cambiar de apariencia y forma, razón por la que a veces es visto como un monstruo y otras veces como un ser humano.

En tu caso creo que es “Dosher ”. Es llamado “el no muerto”, en vista de que su alma o espíritu, así como la fuerza de su vida y el misterio de cómo puede producirse su muerte, se encuentran ocultos en un lugar inaccesible y fuera de su cuerpo.

Su maldad lo lleva a tener fama de secuestrador, tiene preferencia por las mujeres hermosas a las que le gusta someter y raptar.

Es considerado como el zar del inframundo, el señor del más allá, un ser cargado de codicia y mucha maldad..

Cuenta la leyenda que “Dosher” es un ejemplo de la mutación de estados, heredero de las tradiciones antiguas. La liberación del alma sin estar muerto, ya fue posible hace muchos años. Son desdoblamientos que muchos santos experimentaron en forma de levitación.

Cuando el alma abandona el cuerpo, el cuerpo levita en espera de que vuelva para poder volver a la normalidad.

En tu caso Macarena, «Dosher» fue un pacto con el diablo. Lleva haciendo el mal durante décadas. Todavía está vivo y continúa alimentando el lado oscuro.

Ya hace décadas, llevó a la muerte a Katrina emperatriz, pero cuando se iba no prestó atención al perro de Katrina, que de un bocado le arrancó el dedo índice de la mano.

La «nani» de Katrina, filtro la sangre del dedo con un conjuro de rabia mística, depositando el contenido dentro de las perlas de la Tiara.

El hechizo realizado, provocará que la joven muerta por «Dosher» que consiga ponerse la tiara después de muerta, acabará definitivamente con la vida del malvado.

  • Entonces Lucia , ¿tú me dirás como se puede hacer? . Yo estoy bien muerta.
  • Si, tienes razón. Yo solo atiendo a los recién llegados. Creo que te he contado más de la cuenta. No tengas prisa. Aquí el tiempo no existe. Es otra dimensión. Ya llegarás a saber cómo funciona este nuevo estado.

Obviamente me hice carne en busca del «Dosher». Continuaba haciendo el mal, ya que esa es su voluntad, al haber vendido su alma al contra bien.

Ella estaba emocionada por el chico tan guapo que ha conocido en el parque. Ahora están en el Café Porvenir de Oviedo merendando unos churros con chocolate.

Cuando fue al baño. Me metí en su cuerpo. Su alma pasó a la despensa del garito por unos instantes.

  • Cuando salí, me miraba con ojitos de tierno enamorado. Yo me deje llevar, le sigue la línea en todo momento.
  • ¿Qué casualidad que a los dos nos guste el flamenco?.
  • Pues si. Mira que tienes pinta de todo, menos de flamenco. ¿Pareces ruso?

Ni se inmuto, pero sentí que algo le había afectado.

Fuimos a un acantilado de la zona.

La noche era preciosa. La luna llena que se reflejaba en el mar.

Me puse delante de él, al borde del acantilado esperando su empujón.

– Me subestimas, tu no eres ella. ¿Qué quieres? Que te empuje para ver que eres una encarnada.

– No tan solo evitar que te lleves a otra y que sientas, que en breve te eliminaremos.

– Llevo escuchando esa mierda demasiado tiempo. No podéis. Seguiré destruyendo, para poder conservar mi inmortalidad.

– Dosher, ¿Te compensa esta inmortalidad artificial?. No puedes sentir. La gracia de la vida es poder tener sensaciones. De lo contrario estas enfermo o sois los vendidos al mal.

– Puede que tengas algo de razón Lucia, pero este es el camino que elegí. Tu no me puedes hacer nada y la maldición de la Tiara nunca funcionará. Todas ellas están bien muertas. Solo podéis volver los encarnados para ganaros la eternidad. Las eliminadas por «Dosher» no se reencarnan. Sino ya hace décadas que no existiría.

Esta lucha del mal contra el bien, es la naturaleza de este mundo, es un movimiento de opuestos que durará hasta que quede algo de oxigeno en este planeta.

Vigila los agujeros negros y olvídate de mi. Yo soy muy básico, tan solo elimino a cerebros planos que apenas tienen evolución.

Siente lo que se mueve dentro de un agujero negro y empezaras a darte cuenta de lo verdaderamente importante. Habla con Anita Jaramillo.

– Así hare Dosher.