Carlos E. Vallejo.

Después de la enésima bronca de Anita Jaramillo, estaba completamente despistada, pero en definitiva debía hacer caso a mi intuición y empezar.

Me quede obnubilada en la barra del garito.

Cuando volví en si, me encontraba en Moscú en una biblioteca municipal donde Alexei estudiaba los exámenes de la universidad.

Todo se desarrollaba dentro de una aparente normalidad hasta que empecé a oler a muerte.

  • Sí señoría, la muerte huele a rancio áspero profundo, con aromas de de final irremediable.

Me hice carne en el cuerpo de una agradable muchacha que rápidamente, evitó los deseos de miccionar de Alexei, mediante una coqueta sonrisa.

En el baño de la biblioteca se encuentra un sicario del gobierno, que le iba a asesinar.

Alexei, con tan solo dieciocho años, ya apunta maneras, en contra del sistema plano establecido.

Le reventé la traquea de una patada directa a el cuello. No sabía de donde venía el encargo. Tan solo recibió una buena cantidad de rulos por eliminar a un joven.

Volví a la sala de lectura.

Me acerqué a Alexei y le susurré a el oído:

  • Cuídate, mi niño, que hoy te devolví la vida.

Desaparecí del escenario y le dejé con cara de panfilo.

Rompí el destino de un hombre, que está llamado a enfrentarse al futuro mal de un líder, que quiere volver a someter a el pueblo ruso.

Sin mas respiro no volví a el garito.

Aparecí en el pueblo de Cotija de La Paz en el Estado de Michoacán,México.

¿Nadie sabía nada? Es difícil de creer. Maciel tenía miles de seguidores en todo el mundo. Era una figura habitual en la curia. Tenía línea directa con el Papa y los hombres más poderosos, desde los presidentes mexicanos a Lech Walesa o la familia Aznar. Era un anticomunista furibundo. Viajaba siempre en primera, pagaba en efectivo, se hospedaba en los mejores hoteles. Alguien tuvo que verle en alguna ocasión, como, de hecho, no cabe la menor duda de que le vieron. Otra cosa es que alguien se decidiera a hablar.

  • !Padrecito chingón!, le llegó la hora. Viene una mamacita mexicana para llevárselo al maligno.
  • Querida, esperaba a alguien de más nivel. Me sabe mal, pero no das la talla.
  • Seguramente Padre. Pero recuerde que bien por mal es mal. No caeremos en la trampa. Por eso soy yo, mal por mal, eres tú. Tu Puta madre no era consciente del becerro que daba a luz.
  • Querida Lucia, nombre de Virgen, el enfrentamiento no es el camino.
  • Lo sé, y estoy preparada.
  • No pequeño pellejo. Tu nunca lo has estado para nada. Vida de mierda y ahora debes ganarte la luz. Ni Anita Jaramillo cree en ti.
  • Ya, pero yo seré bien y tú eres oscuridad.
  • Cuéntame otra cosa querida, eso ya lo se.
  • Lo que no sabe Padre, es que en los próximos exteriores de su muerte, va a sentir todo el mal que ha creado. Vértigo de convertirse en menos de la nada. Dolor y asco por una vida de mentira y abuso.
  • Eso lo quiero ver.
  • Lo verá Marcial y será degollado como su apellido. Además toda la orden de mentira que creo , se desmorona en nada. Ya no habrá más dolor para los Legionarios de Cristo. Te quedan minutos de cuerpo. Recibe lo que has cosechado.