Carlos E. Vallejo.

Ya de vuelta en el garito, pedí hablar de nuevo con Anita Jaramillo.

⁃ Hermana como bien sabes. Soy nueva en estas lides. Ya estoy de vuelta de la pasada misión. ¿Y ahora que?

⁃ Querida Lucia. Debes aprender todavía mucho. Esto no es una misión, es la vida misma. Tu labor es vencer al mal. Tienes las capacidad de hacerte carne cuando eres polvo. No muchos espíritus tienen esta capacidad. Pero el destino te ha dado una segunda oportunidad. No eres consciente de la cantidad de almas diarias que se convierten en la nada. Ten en cuenta que no todos los mortales disfrutan de la iluminación divina, del cambio de estado o de cualquier nombre que las múltiples culturas dan a la eternidad.

⁃ Estas en una fase de tu nueva existencia que muchos no disfrutan. No se porque razón unos son elegidos como tú, pero el Altísimo que si existe, lo decidió y seguro que será por una buena razón.

⁃ La humanidad necesita que la providencia le ayude. Sin nosotros ya hace años que no habría huella del ser humano.

⁃ Solo nosotros somos los que vamos variando el destino para que puedan sobrevivir.

⁃ Solo los elegidos como tú, son los escogidos para esta misión.

⁃ En esta nueva etapa no existen las sensaciones mortales de miedo ni ansiedad. Somos luces supremas que nos retroalimentamos en busca de nuestra próxima liberación.

⁃¿ Y está cuando llegará?

⁃ Todavía tienes muchos vicios mortales, como el de la impaciencia. Son periodos largos que no se pueden medir en años ni días ya que no existe la misma variable del tiempo.

⁃ El ahora va buscando la eternidad por variables transitorias del cambio del destino de determinadas acciones.

⁃ Demasiada nueva información para una correcta asimilación.

⁃ Aquí en el garito como tú lo llamas, llegan las almas que han sufrido un cambio drástico de la vida a la luz, si estar preparados.

⁃ Te dejo con Damian que recientemente ha sufrido un accidente de tráfico y no sabe dónde está.

⁃ Perdone señorita, me puede decir donde estoy.

– Muerto Cabrón, muerto por borracho.

⁃ Joder me he matado.

⁃ Si querido, se acabó la parranda. Mira que te lo dijeron tus amigotes: No cojas la moto.

⁃ Pero tu como siempre, el más tonto del barrio, ni caso. Y ahora muerto.

– Se tendrá que hacer balance del bien y del mal.

– Y tu quien eres.

⁃ Yo soy Lucia, mas puta que ángel, en este especie de purgatorio que puedes pedir lo que quieras. Es un transito para que vayas asimilando que eres un muerto. Aquí puedes todavía degustar de las papilas degustativas. Elige capullo lo que quieras; ¿otra copita?, tranquilo ya no te puedes matar dos veces.

– Estoy confuso, puta Lucia. Todavía, no se si soy un muerto o eres un mal sueño.

– Polvo, simple polvo eres. Algo bueno tuviste que hacer, ya que estas aquí. Sino serias nada.

– ¿Y que es la Nada?.

– Querido capullo, que conste, que esto te lo explico, no porque quiera, sino porque soy una puta ángel en espera de mi redención de aguantar mamones como tu.

Bueno como te lo explicaría; hay muchos humanos en el mundo, que son puro gris, nacen, se desarrollan y mueren. No aportan nada a la vida, ni a la existencia. Y si algo tiene la naturaleza que es la mejora de la especie, con lo que determinadas almas van a la nada.

¿ Y que es la nada? : La no existencia, no fue ni será en la eternidad. ¿ Lo entiende ahora?.

– Bueno guarrita, no te emociones, que si estoy aquí, debe ser por algo bueno hice en mi pasada vida.

– Si querido, aunque parezca increíble, algo hiciste.

– Bueno, me está entrando hambre. Me vas traer una buena bandeja de “cochifrito” rodeado de patatas y pimientos fritos.

– Oído capullo, ahora te la traigo. Ves reflexionando.