Carlos E. Vallejo.

Sin saberlo, sin haberlo preparado hemos retrocedido al inicio de las necesidades básicas de «la pirámide de Maslow» en apenas veinte días.

Ahora la clave será la capacidad de aguante de la persona jurídica o de la unidad familiar, hasta un nuevo escenario, que vendrá mercado por la austeridad y de un lento proceso hasta poder conseguir una nueva normalidad, que será completamente diferente a la que conocíamos antes.

Hace unos meses, escribí un artículo titulado “Lo único constante en la vida es el cambio” en el que destacaba, la imperiosa necesidad del ser humano a la adaptación constante que nos ha tocado vivir.

Pues ahora nuevamente, vienen tiempos de cambio. Si tienes capacidad económica de aguante te será más fácil. En caso contrario, la necesidad básica ya ha aflorado y le volverá a dar un mordisco a una clase media, cada vez más denostada y maltratada por las circunstancias.

En esta espera hasta el 23 de Abril, en la que puede ser, que una nueva bofetada de realidad nos indique será el verano el que vaya marcando el calendario de la NO recuperación.

Son días raros en los que se puede analizar el pasado y prepararse para lo que vendrá.

En cuanto a lo recientemente acontecido reflexionaba en los siguientes aspectos.

  • China origen: Ya lo dijo el Doctor Cavadas al inicio de esta crisis. “Del gobierno chino nadie  se debe fiar. Las cifras seguramente serán muy superiores a los datos oficiales y las medidas urgentes que tomaron, no auguraban nada bueno.

Respecto a Li Wenliang, el oftalmólogo chino que alertó a las autoridades del inicio de esta pandemia, es un ejemplo más de cómo en los regímenes totalitarios cualquier noticia que perjudique al régimen, siempre será negada y perseguida hasta que el sistema pueda maquillar la realidad.

Y terminando con China, la leyenda del mercado de animales queda muy bien para el inicio de una novela, pero no creo ni que ellos mismos sepan donde se inició.

  • Cobertura informativa del actual Gobierno.

El pobre desgraciado de Pedro Sánchez, ni en sus peores pesadillas se imaginaba la que le venía encima.

Criticar la actual gestión del gobierno es muy fácil y no debemos caer en esta banalidad, pero si darnos cuenta que este gobierno, como muchos otros anteriores, miente a su población sin ningún tipo de pudor.

El pasado episodio del ministro Ábalos en su encuentro con la Vicepresidenta de Venezuela en el aeropuerto de Barajas, nos muestra como todo vale con tal de salvaguardar la imagen del gobierno.

Ahora con unos socios, que ayudan menos que el peor enemigo socialista, han organizado unas ruedas de prensa del líder, donde todo está organizado y dirigido y la libertad de información no existe, no llegan las preguntas incómodas. Todo está preparado para que el líder vomite una campaña de comunicación, en la que insulta a la ciudadanía.

  • Poder ejecutivo por encima de sus competencias.

En momentos de crisis, el poder ejecutivo es el que marca el timón para poder salir del fango.

Aquí tenemos un “estado de alarma”  en la que se están tomando medidas propias de un “estado de sitio”. No se cuestionan las medidas, pero en una democracia irregular, se debe vigilar bien los artículos de los diferentes estados de un País y las medidas que corresponde a cada uno.

  • Repugnante posición de los países bajos en Europa.

Hacía tiempo que no se hablaba tan claro como lo hizo el primer ministro luso contra la propuesta neerlandesa de investigar por qué España e Italia no cuentan con recursos para hacer frente a la pandemia.

Europa es la unión de países, no de estados. Esta es la principal razón por la que nos existe conciencia de Europa, ni de pertenencia. Mucho menos de solidaridad. Ya se vio en el pasado rescate a Grecia, donde siempre el sur es tildado de incompetente y despilfarrador.

Ahora que el tema es más serio, prevalece la política de “sálvese quien pueda” con una solidaridad menos cero, que será una verdadera prueba para la continuidad de Europa.

  • Lemas “ñoños” y faltos de sentido.

En situaciones de crisis, no se puede ser tonto por naturaleza.  Debe prevalecer la realidad frente al “buenismo progre” .

Si es obvio que vamos a salir de esta. Pero más débiles y con una gran número de muertos, donde las familias no han tenido la oportunidad de despedir a sus seres queridos debido a las circunstancias.

Vienen malos tiempos, en forma de «L» no de «V», donde muchos querrán pasar factura a las que llevaban pancartas que decían “El machismo provoca más muertos el coronavirus”. Pero la realidad es que todos se confundieron. Blancos, negros, izquierdas y derechas todos no supieron amortiguarlo.

Es lógico y normal, con lo que no debemos perder un segundo en reprochar la labor del gobierno, sino que todos los partidos creen un gobierno de salvación nacional hasta las próximas elecciones.