Alfredo Sáenz

En este país existe una clase obrera cada vez más acomodada que puede mandar a sus hijos a las universidades. La clase media antes de la crisis era el gran éxito de España, operativa al máximo, familias donde los matrimonios trabajaban en profesiones liberales que constituyen el grueso de población.

Aparte de estos dos estamentos, esta considerada la clase alta, que puede ser de dos clases: adinerada, gente con muchos posibles o la aristocracia.

Por encima de la clase alta esta un estrato social, donde el dinero se da por hecho. Compiten por ver quien tiene más influencia sobre el poder. ¿Pero qué es el poder?. Se podría definir como los miembros directos de los tres poderes: el legislativo, el ejecutivo y el judicial.

Son un circulo cerrado que pueden cambiar rápidamente una sentencia judicial, crear una ley o aplicarla en función de sus intereses. Son una elite minoritaria donde el blanco se puede cambiar en negro en 24 horas, pueden organizar una campaña mediática cuando se necesiten modificar unos hechos.

Dentro de esta elite, la pasada semana tuvimos un claro ejemplo de cómo funcionan:

En marzo de 2011, el Tribunal Supremo rebajó la pena: condenó a D. Alfredo Sáenz consejero delegado del Banco Santander a tres meses de prisión y de inhabilitación para ejercer funciones en banca por el delito de acusación falsa.

El Consejo de Ministros aprobó indultar al vicepresidente y consejero delegado del Banco Santander, Alfredo Sáenz, en su primera reunión tras las elecciones del 20-N.

La concesión conmuta la pena de arresto mayor y la suspensión del ejercicio profesional por la multa máxima prevista para este caso, que sería de 144.000 euros. Sáenz cobra al año nueve millones de euros.

Aunque el código ético del Banco de Santander ya se vio vulnerado por Emilio Botín Sanz de Sautuola (patriarca del originario Banco de Santander), con el inicio de la guerra civil en el año 1936, abandona España y deposita parte de su patrimonio en una fundación con su nombre creada en Suiza. Ahora una vez más un consejero delegado de la entidad vuelve a  atentar contra el articulo 2.3 del Código que establece que los responsables de la entidad “deberán desarrollar una conducta profesional recta, imparcial, honesta y conforme con los principios de la responsabilidad social corporativa”

Este vergonzoso indulto lo ha protagonizado el gobierno socialista, pero la oposición del PP ha callado de forma patética, sin que ninguno de sus miembros se pronunciase en este alarmante retroceso de las normas del estado de derecho.

No será la primera ni la última vez que veremos como  los “intocables” hacen y deshacen lo que les da la gana con plena impunidad en este país llamado España.