SEO Experto

El Señor Muñoz, experto en SEO

Estimado Señor Muñoz, desde las inquietudes de un aprendiz dirigidas a un experto en SEO, me gustaría plantearle una serie de reflexiones para ver que opina.

Desde mi humilde opinión las webs las podríamos clasificar en: estáticas, dinámicas y transactivas. Es decir estáticas, son tipo escaparate en las que el ofertantes emite un mensaje, sin posibilidad de interrelación. Las dinámicas es donde existe la posibilidad de feedback por parte del usuario y finalmente las transactivas en las que aparte se puede comprar un producto o servicio.

Siempre desde la humildad, creo que las estáticas cumplieron su misión hace años, pero que existen millones de webs no operativas que vegetan ocupando un espacio absurdo.

En cuanto las dinámicas, en las que incluyo a los medios de comunicación y los blogs, la notoriedad, es decir el número de visitas,  es el verdadero factor determinante para poder generar algo de publicidad. Aquí es donde veo el contenido  como el factor más importante para crear valor.

Y finalmente las transactivas. Aquí es donde esta el verdadero “caballo de batalla”. Son un canal de ventas, es decir negocios consolidados que buscan la rentabilidad.

Aquí es donde creo que se debe dirigir el SEO. Como herramienta de ayuda para que los negocios on line generen ventas. Pero puede existir la paradoja que una página tenga un posicionamiento increíble, pero que no venda “una escoba”. Entonces para mi es un gran fracaso.

Con esto te quiero transmitir que los profesionales del SEO, os estáis centrando demasiado en los contenidos y olvidáis lo más importante de todo que es el negocio. Todo el mundo quiere vender y quiere estar bien posicionado para, como es lógico, este posicionamiento le genere ventas.

Otro aspecto muy importante, es la manera de no querer “mojarse” en cuanto a los resultados reales de un consultor SEO externo. Siempre decís que es una inversión a medio largo plazo. Ya lo sé pero medio largo plazo, ¿qué son 6 meses, un año? Llegará el fatidico momento en el que el empresario divida el incremento de ventas que se ha producido por el coste del consultor SEO, comprobando el grado de profesionalidad del mismo.

Todas las estrategias al final, desembocan en la triste realidad, VENDO o NO VENDO.

Espero que no le haya molestado mi atrevimiento al plantearle estas reflexiones.
Espero deseoso sus respuestas.

Un abrazo.