El pasado fin de semana tuve la oportunidad de realizar esta popular marcha que se desarrolla en Mallorca desde el año 1974, gracias al genial Tolo Güell.

Lo decidí dos días antes, de forma impulsiva, al escuchar una cuña de radio, donde promocionaba la carrera. Llame a mi circulo de amistades para que se animasen a participar, consiguiendo formar un grupo de 12 amigos.

La carrera es realmente bonita. Al realizarla por la noche, le da un toque diferente, donde hay muchos momentos de la marcha que la realizas a oscuras con el cielo estrellado, que te da un sentimiento de paz tremendo.

La organización fue sobresaliente. Las fuerzas del orden, en todo momento protegen a los participantes del trafico de vehículos. Existen numerosos puntos de avituallamiento, donde la fruta fresca, yogures y barritas energéticas, te ayudan a coger la energía necesaria en esta dura marcha de 48 kilómetros.

En honor a la verdad, debo reconocer que aguante hasta el pueblo de Selva, donde llegamos a las ocho de la mañana. Nos quedaba el tramo final hasta Lluc, de unos 12 kilómetros cuesta arriba con una enorme pendiente. Ya había amanecido, teníamos las fuerzas muy justas como para soportar dos o tres horas más a pleno sol.

A pesar de abandonar la carrera. Me fui a la estación de tren de Inca, con una sensación muy agradable, de haber realizado una buena marcha, sin haberme preparado en absoluto para la misma.

El próximo año, seguro que la culminaré. En esta primera edición, aprendí una serie de aspectos muy interesantes para poner en práctica en la próxima edición;
Uno es empezar la carrera antes. Es decir la hora oficial es la 23 horas, pero si la empiezas a las 21.30, que si es posible, todo el recorrido lo realizas por la noche, evitándote el calor mañanero.
Los compañeros de viaje, también son importantes, lo debes realizar con gente que este en forma y que realmente quiera terminarla.

Otro aspecto que destacaría de este evento y creo que es la asignatura pendiente de Mallorca, es la promoción internacional de la misma. Es cierto que en le camino me encontré con algunos alemanes, que son verdaderas “ratas” de internet que los buscan y lo encuentran todo por sus medios. Pero una marcha que lleva tantos años desarrollándose, en una fecha tan buena dentro del calendario, debería ser vendida en el exterior.

Es una verdadera pena, que nos vendamos tan mal. Tenemos unos paisajes espectaculares, envidia de toda Europa, pero en los telediarios tiene más repercusión la batalla de tomates de algunos pueblos que cualquier evento sociocultural de Mallorca que no sea el sol y playa o la regata del Rey.

Confió y deseo que por nuestro propio bien esto cambie algún día y os animo el próximo año a participar en esta carrera que merece mucho la pena.