El dictador, junto con los presidentes de la democracia.PD: Se que falta Calvo Sotelo

Un lobby (del inglés “entrada”, “salón de espera”) es un grupo de personas que intentan influir en las decisiones del poder ejecutivo o legislativo en favor de determinados intereses.

La actividad que realizan los lobbies se denomina lobbying, hacer lobby o cabildeo.

Los lobbies no suelen participar directa y activamente en política (por lo que no suelen formar su propio partido), pero sí procuran ganarse la complicidad de algún grupo político que pueda terminar aceptando o defendiendo los objetivos del lobby.

Una vez aclarada la definición de lo que significa la palabra “Lobby” en inglés, sacada de wikipedia, veremos que el término es relativamente nuevo, en cambio siempre ha existido esta práctica en nuestro país. Empezando por el antiguo dictador. Siempre tenía un ramillete de familias empresariales que les eran otorgadas todas las concesiones. Como ejemplo destacaría a la familia Fierro con las innumerables concesiones que obtuvo, pero el claro exponente fue el Sr. March, que de pasar a ser un contrabandista de medio pelo, hoy en día sus descendientes son los propietarios de la corporación “Alba” uno de los “trust” financieros más poderosos de España.

Comenzando con el primer presidente de la democracia, Adolfo Suárez, su principal socio en la sombra era Aurelio Delgado, el “fontanero de la Moncloa” apelativo cariñoso de todos los que conocían los chanchullos que siempre movía. Ahora incluso sus hijos, juegan todavía en otra división empresarial de elites financieras.

En la época de Felipe González existen múltiples ejemplos, de los que destacaria al Señor Polanco, el desaparecido empresario Sarasola, que se beneficiaron con millones de euros, del trato de favor que recibieron de la época socialista.

Con el gobierno de Aznar, hay que apuntar directamente a su yerno Alejandro Agag, que de secretario del presidente del gobierno se ha convertido de la noche a la mañana, en un brillante empresario, donde nadie conoce de donde salió el capital inicial para realizar las mega inversiones que realiza en toda Europa.

Con el denostado Zapatero, tenemos al Sr. Jaume Roures, accionista de Media Pro, la Sexta y el periódico “Público”. En los últimos ocho años ha montado un imperio a base de concesiones de este gobierno.

Como podéis observar, todos tienen a su “niño bonito” que recibe las dávidas del presidente.

Ahora la pregunta es: ¿Una vez que se termina el mandato de estos presidentes? La experiencia nos dice, que nunca regresan a la vivienda que poseían inicialmente. Pasan a un escalafón superior, comenzando a vivir como ricos.

Nada lo mueven a nombre personal, ya que les es del todo imposible. Pero hay están todos los bolsillos agradecidos de una época brillante en la que crearon un imperio, que ya se cuidan ellos para que a los expresidentes no les falte de nada.