El presidente del Santander, Emilio Botín

El articulo 2.3 del Código ético del grupo Santander establece que los responsables de la entidad “deberán desarrollar una conducta profesional recta, imparcial, honesta y conforme con los principios de la responsabilidad social corporativa”

Emilio Botín Sanz de Sautuola (patriarca del originario Banco de Santander), con el inicio de la guerra civil en el año 1936, abandona España y deposita parte de su patrimonio en una fundación con su nombre creada en Suiza.

El origen de la investigación se encuentra en el robo de datos de las cuentas opacas del HSBC por parte de uno de los empleados. La información acabó en manos de las autoridades fiscales francesas, que en mayo del año pasado se la trasmitieron a la hacienda española.

La familia que controla el primer banco de España, los Botín, mantuvieron durante 17 años – sin contar el tiempo que lo mantuvo antes el patriarca familiar- en un paraíso fiscal opaco para la hacienda publica.

Emilio Botín, te han pillado robando con el carrito de los helados. Que credibilidad puede tener en este país la banca, cuyo principal líder, es un estafador a la hacienda española.

Una vez descubierto el fraude. La familia Botín decidió realizar una liquidación del IRPF de doscientos millones correspondientes a los años 2005 a 2009, que aún no habían prescrito.

En el escrito remitido en Abril a Anticorrupción, la Agencia Tributaria explica que no ha tenido tiempo de comprobar si las regularizaciones efectuadas por los Botín son correctas o, por el contrario, tienen aún deudas tributarias pendientes.

Los Técnicos del Ministerio de Hacienda (Gestha) criticaron el “trato de favor” dispensado a la familia Botín, ya que consideran que se les dio una segunda oportunidad para pagar voluntariamente que no se ofrece al resto de la ciudadania.

Seguramente se archivará el caso, ya que según el artículo 305 del codigo penal,  se aplicaria la excusa absolutoria, el mismo que fija para la defraudación fiscal superior a los 120.000 euros la pena a cuatro años de prisión.

Blanco y en botella. El Señor Emilio Botín es un drefaudador a hacienda que se ríe de todo el pueblo español, sin que la fiscalía haga nada para remediarlo.

Señores, esto es el Poder en España.