Rosa Estaras

Rosa Estaras

Hay Doña Rosa que lejos quedan aquellas años de “vino y rosas”, donde el Cesar, todo lo podía, todo lo construía. Se podía hacer de todo, nada pasaba.

Todavía recuerdo el mitin que diste en las elecciones de tu pueblo Valldemossa. Más parecía una boda, que un acto político, los camareros de estricta etiqueta, canciones de Frank Sinatra. Todo era precioso. Nada podía emular que saldrías derrotada, encontrándote el “marrón” como les dijiste a tus compañeros de partido, que habías heredado del Cesar.

Querida Estarás te salió un Cesar ladrón, corrupto y hortera. Ahora no te quejes, que te acusen de tus juergas en el Pula Golf. Como es normal y lógico nada cuadra de  la riada de dinero público -17 millones de euros- que fue desde el Ibatur a la empresa de Romeo Sala”.

Deberás demostrar los supuestos de cohecho impropio expuestos en el informe de la Unidad de Delincuencia Económica de la Policía Nacional incluido en el sumario del “caso Ibatur”, no solo con cuatro recibos de comidas pagados con tu visa.

Tu marido, hermana y sobrinas, disfrutaron de unas estancias en el Pula Golf, que eran lo normal en la época del Cesar, pero ahora te pueden costar un gran disgusto.

Vete pronto a Bruselas con tu sueldo mensual de 7.000 euros al mes. Jornada laboral de lunes a jueves. Gastos de desplazamientos por motivo de trabajo y viajes pagados, con billetes de clase business incluidos. No sea, que pronto por la calle, te llamen lo que le dicen al Cesar: !!!Chorizo!!!