Optimismo

Muchos de mis lectores, me echan en cara que no escribo de forma constante en mi blog.
Es cierto. Pero cada vez que escribo; primero me tiene que nacer, segundo, tiene que aportar algo a los demás. La obligación de tener que escribir algo de forma diaria, le quitaría todo el encanto. Todo lo bueno si breve, dos veces bueno.

Hoy es para recomendaros esta maravillosa conferencia de Emilio Duró; el coeficiente de optimismo.

Realmente no aborda nada nuevo que no sepamos ya. Pero te recuerda muchos aspectos, que son fácilmente olvidados en el día a día.

En todo este tipo de conferencias, siempre te recomiendan, que disfrutes con tu trabajo, en caso contrario lo debes abandonar. Te recuerdan lo breve de la vida, lo poco que te queda para la muerte.

Todos estos aspectos son maravillosos, pero creo que en determinadas capas de la sociedad española, hemos bajado al primer escalón en la pirámide de Maslow. Con lo que para mucha gente, llevar el alimento a sus casas se ha convertido en el objetivo primordial de su vida. Fueran están, todos los aspectos de autoestima y autorrealización. Se vive un día a día, que no da tiempo para plantearse otra cosa que sea la pura subsistencia.

Pero también es este primer escalón, se puede vivir con optimismo. Todas las grandes fortunas, se dice que al menos una vez en su vida se arruinaron. De lo contrario, si ya estas preocupado en tu día a día, grandes dosis de pesimismo, te pueden hundir más en el pozo oscuro.

De todas formas, os animo a que visioneis esta gran conferencia donde su protagonista, Don Emilio Duró, te carga las pilas, en aras de una vida plena.