Ángel

“Nunca entenderé por qué me tocó verte volar como un ángel. Ojala puedas ser mi ángel de la guarda para toda la vida. Descansa en paz pequeña. Un abrazo enorme para toda tu familia y toda la gente que te quiere. Mi más sentido pésame”.

Estas son las palabras de Eduardo, que cuando volvía del trabajo a su casa, presenció como una chica de 21 años terminaba con su vida en la Vía Argentina de Palma.

Es duro poder comprender como una niña de 21 años, toma la tremenda decisión de acabar la vida que apenas comenzó a vivir.

Vivimos en una sociedad, donde la presión diaria, convierte un gran vacío en personas, con una sensibilidad superior a la de los demás.

Que tendría la pobre chica en la cabeza para tomar tan tremenda decisión. Nunca lo sabremos. Pero la realidad es que ha dejado un gran vacío en todos sus seres queridos, incluyendo a Eduardo que aunque no la conoció, esta pasando una semana terrible recordando el lamentable desenlace.

Pilar, María, Begoña, cualquiera que fuese su nombre, se ha cerrado una ventana, que al cabo de unos segundos se abrió con Dolores, Inmaculada o Belén, las niñas que nacieron esa noche en el Hospital de Son Dureta.

Para ella, allí donde estés, descanso eterno, para las nuevas buena suerte y que disfrutéis de la vida que os tocado vivir.