Juan de Austria, el rey de los bastardos

El rey de los bastardos, seguramente fue D. Juan de Austria, hijo natural de Felipe II que fue reconocido en su epoca con la categoria de infante.
La corona española, que siempre ha sido bastante promiscua, nos deja el último bastardo en la figura de D. Leandro Alfonso Ruiz Moragas, hijo ilegimo del rey Alfonso XIII, que por fin puede utilizar el apellido Borbón, pero que no se le concede el titulo de infante.
La palabra bastardo, es dura foneticamente, produce un rechazo inmediato. El hecho de haber sido concebido fuera de la reglas religiosas, fuera del supuesto protocolo legal. Pero lo más duro de todo, es ser concebido fuera del amor de la pareja.
Cuantos matrimonios se han creado por el fornicio de una noche. Donde nunca hubo amor, se tiene que crear rapidamente una estructurada forzada para poder tapar rapidamente el que diran.
La sociedad actual, ya carece en la mayoria de los casos de esas ataduras morales, donde la borrachera de una noche, convertia matrimonios de por vida.
Ahora todo es diferente, más liberal. Si se quieren continuan, en caso contrario se separan.
Lo que nos es diferente y que nunca cambiará, es el sentimiento del bastardo, cuando descubre que no has sido concebido por amor. Que su existencia, se debe al exceso de alcohol, al calentón del momento. Porque sus progenitores no fueron lo sufiecientemente maduros para tomar las medidas de protección necesarias.
Y alli esta él o ella, sintiendose culpable de su propia existencia. Sabe que el hazar es lo que ha determinado el nacimiento de su vida.
Debe ser muy duro experimentar esa sensación. Benditos bastardos.