ESPAÑA

Que bonito esta siendo el día después. En todos los bares no se habla de otra cosa. Será una fecha y momento para recordar, contándoles a nuestros nietos que hubo un momento en el que fuimos superiores a todo el mundo, en el noble deporte del fútbol.

Espíritu de equipo, de sacrifico de unión, de nación. Como un grupo humano mayoritariamente catalán, que junto a andaluces, madrileños, asturianos y vascos nos dan la clave de que somos un gran país, que se esta quitando a golpes de triunfos los grandes complejos heredados de una guerra que aunque ya han pasado muchos años, son todavía muchos los que se empeñan en  que estos viejos odios de las dos Españas, estén aflorando en todo momento.

Somos un País unido, orgulloso de llamarse España, donde siempre ha existido una gran capacidad de sacrificio y trabajo para salir hacía adelante.

Ahora es el momento de dejar colgadas en nuestros balcones, nuestra bandera nacional, que nos recuerde todos los días quienes somos.

Ahora es el momento en el que se empiece a incentivar de una vez por todas a los empresarios para que generen riqueza y trabajo para nuestra población.

Ya no vale más la cultura del pelotazo. Necesitamos políticos serios con verdadera voluntad de servicio a la patria, que creen un modelo económico nuevo basado en la I+D, para que podamos ser competitivos en este mundo globalizado.

Lo importante es ser conscientes de que nos encontramos en el minuto 1, para salir de este túnel que podemos por historia y tesón volver a ser la séptima potencia del mundo.