Se que me piensas todos los días. Se que por la mañanas cuando te levantas y pones en orden tu cabeza siempre hay pensamiento hacía mi.

Se que te gustaría llamarme y desearme un buen día, pero no puedes.

Yo se que muchas veces es más importante pecar de pensamiento que de obra. Pero tú no pecas solo piensas en mí con todos tus buenos sentimientos.

Ahora, ¿de quien perteneces?; De aquel de que te comparte pero no sabe dialogar, ni quererte. De aquel que a pesar de poder gozar de tu presencia, no te atiende ni te cuida. De aquel que solo por el miedo de perderte hace una ficticia vuelta atrás, como si nada pasase.

No mi amor sabes bien que la presencia, hace la convivencia, pero si la convivencia esta muerta, solo sois dos compañeros que hace ya mucho tiempo, no tienen nada que decirse.

Yo solo tengo los pensamientos, ya no tengo nada más. Pero creo que la preciosa más preciosa del mundo entero, llegará el santo día en que sus pensamientos se harán realidad.