Esperanza

Otra vez el sin sentido y la sin razón, nos dejan con un chaval de 21 años, debatiéndose entre la vida y la muerte en la UCI de Son Dureta.

Ayer le paso a Raúl, pero mañana puedes ser tú, o lo que es peor, tu hijo o hija. Ya que los locos andan sueltos y muchos de ellos campan a sus anchas.

No existe explicación para un acto tan cruel. No me vale en el juicio, la enajenación mental o que estaba bajos los efectos del alcohol o las drogas. Este asesino se merece como mínimo, estar el resto de sus días pagando con la cárcel por haber arruinado la vida de un chaval, que si cometió una equivocación, no se merecía nunca tan horrible suceso.

Querido Raúl todas mis oraciones y sentimientos del día han estado contigo, confiando que salves la vida y que puedas continuar disfrutando de una vida que te mereces vivir plenamente.

Todos los que te conocemos directa o indirectamente estamos contigo.