La espera

Simplemente eres preciosa.
Tu dices que no, que eres mala,
que me tratas feo.

Quizás mi amor. Pero esa sonrisa
me ilumina la vida, da luz a mi alma.

Cuando te levantas y me mandas un mensaje
de Buenos Días. Tu sonrisa me lo da todo,
Ya no necesito nada.

Amor, me muero esperándote, pero se que llegará el día, tarde o temprano, en el que me dirás al oído:

Aquí estoy mi amor, por fin he llegado. No sufras más la espera.

Estaré para siempre a tu lado. Ya no busques más alma mía.
Yo soy tú y tú eres yo.

Somos la unión perfecta que debió nacer en su día.