Real Madrid- Barcelona

Una vez más y como todos los años, ya ha llegado el clásico a España. Una crisis con cinco millones de parados, miles de familias sin un euro para poder pagar la hipoteca. Desaliento generalizado en la sociedad, un gobierno incapaz de levantar nada que no sea su propio ego. Pero todo da igual, hemos tenido una semana, que ha cambiado de tema de conversación; ¿Como pararías a Mesi?, ¿Será el partido de Cristiano?, que hace Guti diciendo 48 horas antes del partido que se quiere ir a Bangkok con su motocicleta.

Ya esta todo más o menos preparado para el gran acontecimiento deportivo del año. Los americanos tienen la súper Bowl y nosotros, con unos índices de audiencia mundial que nada tienen que envidiar al rugby americano, tenemos el clásico.

El Madrid este año, no tiene nada que ver con el del año pasado, esta bastante mejor reforzado y sabe que es la única competición, en la que puede conseguir algo.

Una derrota hoy, volvería a ser un enorme fracaso en el proyecto de Florentino, aunque quedan suficientes jornadas para poder ganar la liga. Pero todos sabemos que perdiendo hoy el Madrid y ganando la  liga después, no sería lo mismo. Mucha gente, en la que me incluyo, preferiría ganar hoy 5-0 y después perder la liga. La razón es muy fácil. Hay que demostrar hoy, que al súper Barcelona de Messi se le puede ganar, se le puede humillar y demostrar que todavía existe un equipo de fútbol en el planeta que en un tu a tu es superior.

Todo puede pasar, desde el respeto, que ambos equipos se profesan. Hay un pequeño detalle que los compañeros de “Punto Pelota” y el gran maratón de 24 horas que están desarrollando antes del clásico, se han encargado de recordarnos, es que una vez que el arbitro de el pitido inicial, el Barcelona es el líder de la liga. Espero y deseo que esto no sea un mal presagio de otro repaso del Barsa.

Cuando termine el partido, escribiré las reflexiones después del clásico. No voy a terminar diciendo, que gane el mejor, porque no sería honesto conmigo mismo. Que se de un buen espectáculo y que el Madrid machaque al Barsa.