La renovación y el control político

La renovación y el control político

Hemos tenido un mes de los más movidito a nivel político en Cort.

También hemos presenciado la criminalización de determinados medios de comunicación, haciendo sangre por determinadas prácticas. Hasta una asociación de gays tuvo que mandar un comunicado a los medios, exigiendo un mayor rigor y profesionalidad al tratar determinadas prácticas e inclinaciones sexuales.

Centrándonos en el PP Balear, la renovación de la actual cúpula directiva tanto en Cort como en el govern se exigen con carácter de urgencia para el próximo congreso de julio. Han llegado a mínimos históricos debido a la corrupción política de algunos de sus miembros y se hace necesaria la entrada de aire fresco y de nuevas caras, dentro de una directiva que lleva demasiados años dirigida por los “dinosaurios”.

También debemos llamar a la responsabilidad política de los dirigentes. Doña Catalina Cirer como líder y abanderada del pasado equipo de Cort, debe presentar sus dimisión, ya que no es de recibo, que dentro de su mandato, no se entersase de lo que ocurría en sus propias filas o de que careciese de mecanismos de control.

La actual alcaldesa de Palma, Doña Aina Calvo debe proponer en el próximo pleno, una comisión de de investigación apoyada por las demás fuerzas políticas, sobre las actuaciones de la regiduría de urbanismo en la pasada legislatura. Es necesario auditar todo el supuesto lodazal de las actuaciones en la pasada legislatura, para que los ciudadanos de Palma vuelvanj a recobrar la credibilidad en los políticos. No se debe colocar una venda en los ojos y pasar pagina, hay que depurar todas las responsabilidades y comprobar que el pasado escándalo no es solo la punta del iceberg.

La corrupción en democracia no es nada nuevo, existe, existión y continurá existiendo, pero debemos dotar a la instituciones de mecanismos férreos de control, para el que la haga, lo pague.